Mantenimiento

Descubre todo lo que tienes que saber para mantener tu e-bike siempre perfecta

Mantenimiento de tu bicicleta eléctrica freeel

Presión de neumáticos

Para que tu bicicleta eléctrica freeel no consuma más batería de la que debe uno de los puntos más importantes de su mantenimiento es revisar la presión de los neumáticos. Ten en cuenta que cuanta menos presión, más esfuerzo realizará tu bici ya que tendrá más superficie de rozamiento con el suelo, por lo que consumirá más batería. El cambio de llevar la presión correcta a una presión incorrecta es realmente muy grande.

Por tanto, no olvides revisar la presión de las ruedas de tu freeel cada 15 días y ajustarla a 3,2 bar de presión (47 PSI, por si te lo preguntabas). No sobrepases los 3,5 bar de presión (50 PSI). 

Ahorrarás batería y evitarás que el motor haga un sobreesfuerzo completamente innecesario consiguiendo optimizar el funcionamiento de tu freeel, evitando además posibles pinchazos.

Recuerda que en la bolsa de herramientas que te entregamos al comprar tu freeel encontrarás una prolongación de válvula que te permitirá inflar las ruedas con facilidad. Si no tienes inflador te recomendamos que te hagas con inflador eléctrico. Te permitirá ajustar siempre la presión de neumáticos exacta sin esfuerzo y en pocos segundos

Presión de neumáticos en tu ebike freeel

Carga la batería

Sabemos que cuando comienzas a utilizar tu bicicleta eléctrica como método de desplazamiento diario terminas por no poder vivir sin ella, pero también puede suceder que durante un tiempo no utilices tu freeel (aunque suene raro). Por eso, siempre recomendamos que cargues la batería de tu bicicleta al menos una vez al mes, uses la bicicleta o no.

La batería, parte importantísima de tu freeel, es un elemento fungible, lo que quiere decir que puede gastarse del uso o de la falta del mismo, como sucede con otras baterías (un coche, una moto, un mando a distancia…). Por tanto, si dejas parada tu bici durante más de un mes y no cargas la batería es muy posible que comience a deteriorarse, algo que puedes evitar simplemente cargándola un poco para que le entre algo de energía.

Y ten en cuenta que tan malo es no cargarla como hacerlo en exceso. Es decir, no dejes cargando tu batería de una forma recurrente por la noche, ya que puedes sobrecargarla y estropearla. No es necesario desenchufarla justa y exactamente cuando esté cargada, pero tampoco le sienta bien que la enchufes y te olvides de ella cada noche o dejarla enchufada al cargador si te vas unos días.

Para saber si tiene energía tienes una luz led en tu cargador que se pondrá roja si está cargando y verde si ya está cargada. Muy simple, como puedes ver.

¡Ah! Y no te olvides: agota la primera carga de tu bici del todo, como harías con tu smartphone. Luego puedes cargarla según tus necesidades. Es lo mejor para el correcto mantenimiento de la misma.

Carga la batería de tu bici freeel

Tráela a revisión

Tu freeel es un vehículo eléctrico como cualquier otro: tiene un motor, una batería, electrónica para controlar que todo esté bien, cadena para transmisión de fuerza, etc. Soporta velocidades muy altas (más de 30Km/h) en un vehículo pequeño y plegable que es tremendamente robusto, pero aún así necesita que revisemos todos sus componentes de manera periódica para asegurar que disfrutas de ella de manera segura. Exactamente igual que sucede con cualquier otro vehículo, sea eléctrico o no.

Por tanto, cada 6 meses ó 1.000Km (lo que suceda antes) deberás traernos tu bicicleta para que la revisemos. La mimaremos, veremos si necesitas cambiar pastillas de freno, tensar la cadena y muchas más cosas para que puedas rodar con completa seguridad y te la devolveremos como nueva.

Y sí, también es importante que traigas la bicicleta a revisión para mantener las garantías de todos sus elementos. Es la única manera de asegurarnos de que todo en tu bicicleta está como debe.

Revisión de tu bicicleta eléctrica freeel

Mima tu bicicleta

Tu e-bike freeel está preparada para cuidarte y hacerte feliz en tus trayectos diarios, así que no está de más que la mimes tú también a ella. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, siguiendo los consejos que vamos a darte ahora mismo.

No apures las pastillas de freno. Hacerlo puede terminar dañando tus llantas, y mientras un juego de pastillas tiene un coste de unos 10€ aproximadamente, una llanta tiene un precio bastante más alto. Aparte de que puedes descentrar la rueda y tener un accidente, lo cual supone un precio innecesario de pagar por una pieza tan barata.

Tampoco circules si se te ha roto un radio de cualquiera de tus ruedas. Cuando un radio se rompe, la tensión que aguanta pasa al resto de radios y terminarán rompiéndose también. En el mejor de los casos tendremos que cambiar varios para prevenir que se hayan dañado. En el peor, puedes cargarte la rueda y llegar a tener un accidente serio.

No dejes que tu freeel duerma a la intemperie. Ni en un balcón, ni en un patio, ni en un lugar descubierto. Aunque la cubras con una lona o tela. La humedad no depende de si está cubierta o no, y terminará oxidando ciertas piezas de tu bicicleta más rápìdo de lo que te imaginas (es impresionante lo que puede llegar a hacer). Desde tornillos hasta codos de freno, pasando por el propio motor pueden dañarse seriamente. No hace falta que te digamos que en una bicicleta eléctrica el motor es una pieza importante…

Eso no quiere decir que no puedas circular con tu bicicleta si llueve. No te preocupes, que no le pasará nada. Lo importante es no exponerla de manera continuada a las inclemencias del tiempo (humedad, lluvia torrencial… lo lógico, vamos).

Así que ya ves. El mantenimiento de tu bicicleta es sencillo, sólo basta con tener en cuenta cuatro puntos: presión de neumáticos, carga de la batería, revisiones y un cuidado lógico.

El resto es disfrutarla.

Mantén limpia tu bicicleta eléctrica freeel

Mantenla limpia

Te recomendamos que limpies tu bici no solo por motivos estéticos. La ciudad, desgraciadamente, está sucia y contaminada y toda esa suciedad se va depositando en tu freeel. En los mantenimientos periódicos detectamos que las bicis limpias son las que se conservan mejor tras años de uso

Para limpiarla te recomendamos que, con un paño húmedo, retires la suciedad depositada. Nunca utilices agua a presión para limpiar tu freeel.

Librica el piñón y la cadena de tu bicicleta eléctrica freeel

No olvides lubricarla

La transmisión de una bici es una de las partes más importantes de tu bici eléctrica. El uso por ciudad supone que, sobre todo cuando llueve, el plato, la cadena y el piñón se ensucien. Pero no te preocupes por eso: sólo necesitas lubricar de vez en cuando el piñón y hacerlo girar haciendo uso de los pedales.

Como la freeel es una bici de piñón fijo es muy importante que, siempre que vayas andando con tu bici al lado y no hayas podido lubricar la transmisión en un tiempo, desconectes el sistema eléctrico o poniendo la llave en posición de apagado. De esa manera evitarás que, si se mueven los pedales por estar el piñón sucio, se active el motor y te dé un susto.

También te recomendamos que no utilices nunca un spray de grasa, o aceite o similares (productos que siempre hay en casa) para lubricar tu cadena o tu piñón. No son específicos para bici, generan mucho residuo y pueden generar goteos indeseados que deriven en accidentes.

Utiliza siempre lubricantes específicos para bicicleta como éste cuando veas que tu cadena o piñón están muy sucios.